FAQs

Sobre Reflexología Infantil

PREGUNTAS FRECUENTES · REFLEXOLOGÍA INFANTIL

01. ¿Puedo aplicar la técnica a mis hijos a cualquier edad?

La respuesta es: ¡SÍ! 

La Reflexología es muy beneficiosa durante toda la vida, desde bebés hasta ancianos. Aunque los bebés y niños pequeños, son especialmente receptivos a ella. A través de su aplicación podemos aliviar todo tipo de molestias y disfuncionalidades. 

 

El uso de la reflexología en niños se ha desaconsejado durante años por falta de conocimiento y quizás por razones culturales. Hoy en día la reflexología infantil está normalizada porque es un recurso fácil y muy beneficioso para las madres y padres, algunos profesionales se especializan y ya hay libros, cursos y congresos sobre este tema.

 

02. ¿Es compatible el tratamiento con reflexología si estoy dando alguna medicación a mi hij@?

La reflexología es compatible con la medicación habitual alopática (antitérmicos, antihistamínicos, inhaladores…). Sí debemos tener en cuenta que la aplicación de la terapia puede facilitar que el cuerpo se deshaga del fármaco con más rapidez de lo habitual.
En la mayoría de los casos, ambos tratamientos se pueden aplicar simultáneamente.
En todo caso, puedes consultarme tus dudas particulares por privado.

03. ¿Podría causar daño si me equivoco al estimular los puntos?

Tratando los puntos de los pies nunca podemos hacer daño. Partimos de la base de que el cuerpo siempre trabaja en conjunto y a favor de su salud. La reflexología actúa estimulando los recursos que ya posee el propio cuerpo, ayudando a mejorar sus funciones, desbloqueando, acelerando o ralentizando procesos y equilibrando en zonas específicas.

Todos los órganos y funciones de nuestro cuerpo tienen su zona refleja correspondiente en los pies, pudiéndose localizar ya sea en la zona plantar, dorsal o lateral.

No hay que tener miedo de tocar un pie. Solamente depende de la habilidad, la terapia será más o menos efectiva, pero nunca nociva.

 

04. ¿Existen contraindicaciones?

No hay contraindicaciones mientras se utilice una buena técnica y tengamos en cuenta que las criaturas son muy sensibles y no hace falta presionar con fuerza un punto para que sea efectiva la terapia. Si siente dolor seguramente generará un rechazo hacia la terapia y tardará en volver a confiar.

No obstante debemos tener en cuenta los casos siguientes:

  • Trastornos locales en los pies: hongos, heridas… (Se puede tratar el resto del pie sin tocar la zona)
  • En caso de implante, ya sea en el pie o en la zona refleja a trabajar, se recomienda no estimular esa zona, puesto que el cuerpo podría rechazar el implante.
  • En niños y niñas que no han alcanzado la pubertad, se recomienda no estimular los órganos genitales.
  • Tener fiebre o infecciones agudas NO es una contraindicación. Al estimular el sistema inmune y el drenaje de toxinas, ayudamos al cuerpo a curarse más rápido.
  • Podemos aplicarla incluso cuando se precisa cirugía (Antes y después de la intervención puede ser de gran ayuda)